22Septiembre2017

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

¿El Pueblo de Chiapas aún confía en los políticos?

 
El hartazgo de la sociedad chiapaneca en contra de quienes han y siguen dilapidando a sus anchas los recursos públicos del estado va en aumento y nadie ha podido “capitalizarlo” por el descrédito que existe de la clase política y la ausencia de liderazgo.
Por ejemplo, mientras que Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Mesa Directiva del Congreso local mantiene una descarada campaña política anticipada, gastando un dineral en la promoción de su imagen “El Jaguar Negro”, el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana duerme el sueño de los justos.
Y qué decir de Ricardo Serrano Pino, ex titular de la extinta Secretaría de Obras Públicas del Gobierno de Chiapas,  desde donde logró amasar una fortuna inexplicable en complicidad u omisión con quienes tenían la responsabilidad de aprobar la cuenta pública en el sexenio de Juan Sabines Guerrero, de tal suerte que aún sigue en el tintero los mil 500 millones de pesos que desaparecieron por arte de magia cuando Serrano Pino, era el mandamás en esa dependencia.
Asimismo, es inaceptable que el senador Luis Armando Melgar Bravo afirme que es un político comprometido con las causas justas y legítimas de los chiapanecos, cuando fue uno de los promotores de la reforma educativa que está dando al traste no sólo a los maestros sino también a los que son el futuro de este estado y de país.
Como Melgar Bravo existen muchos políticos que se sienten parte de la élite del poder, pero que se desgarran las vestiduras para pedir el voto, como si el pueblo de Chiapas tuviera memoria de corto plazo.
Otro ejemplo claro es el de Julián Nazar Morales quien está acostumbrado a resolver los asuntos de la cosa pública a través del garrote, su cinismo pero también su astucia lo ha llevado a ocupar diferentes cargos de elección popular y secretarías de estado, donde lejos de tenderle la mano a la gente, ha violentado sus derechos.
Con estos pocos pero significativos ejemplos, está más que visto que Chiapas sigue siendo laboratorio político y de intereses mezquinos de parte de personajes oscuros, que han lastimado por años la dignidad de los chiapanecos.